Skip to Content

ANÁLISIS | La guerra de Rusia en Ucrania se encuentra en un peligroso punto de inflexión

Juan Pablo Elverdin

Kramatorsk, Ucrania (CNN) — El caos de la semana pasada podría ser incorrectamente reconfortante. A pesar de que Rusia sigue manejando de forma desastrosa su guerra de elección en Ucrania, el momento más peligroso del conflicto puede estar cerca.

En algún momento de esta semana, el Kremlin probablemente declarará que los referendos “falsos” en cuatro zonas parcialmente ocupadas de Ucrania han dado un mandato para su rápida asimilación a lo que Moscú llama territorio ruso.

Los referendos son ilegales según el derecho internacional, y Ucrania, Estados Unidos y el resto de la OTAN ya han dejado claro que esta medida no tendrá validez legal y dará lugar a sanciones.

Última hora y noticias de la guerra de Rusia en Ucrania del 27 de septiembre

Pero, de todos modos, se llevará a cabo, y es probable que Rusia aproveche el momento para amplificar la amenaza central detrás de esta farsa, declarada abiertamente por el ministro de Asuntos Exteriores, Sergey Lavrov, el fin de semana: que Moscú se reserva el derecho a “proteger plenamente” las zonas que se han convertido formalmente en su territorio.

La amenaza de Moscú es claramente nuclear. Putin ha presentado su retórica belicosa —advirtiendo la semana pasada que Rusia “haría uso de todos los sistemas de armamento disponibles” si fuera necesario— como una respuesta a las inexistentes amenazas nucleares de la OTAN.

Pero sus funcionarios han sido sorprendentemente claros: quieren que el uso de armas nucleares se considere una posibilidad real y, como dijo Putin, “no un farol”.

Esto ha provocado un cambio escalofriante en los mensajes de Washington.

Durante meses, los funcionarios occidentales rechazaron cualquier sugerencia de que el conflicto nuclear fuera siquiera una consideración. Ahora, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y los funcionarios de su gabinete se ven obligados a enviar públicamente mensajes de disuasión y preparación para tranquilizar a sus aliados, y a casi todo el mundo en el planeta Tierra.

Resulta realmente incómodo vivir en una época en la que el gobierno de Estados Unidos siente que tiene que advertir públicamente a una Rusia en guerra —que está perdiendo de forma contundente e inesperada contra un vecino al que siempre pensaron que podían someter a voluntad— que el uso de armas nucleares es una mala idea. Los principios de la destrucción mutua asegurada que aportaron una oscura calma a la Guerra Fría parecen haber caducado.

Estamos ante una Rusia que quiere proyectar una imagen de loco dispuesto a perderlo todo —para todos— si se enfrenta a perder en esta guerra.

Putin es ahora mucho más débil

Este es un momento binario para Putin, que no dispone de ningún tipo de escalada o rampa de salida suave.

La movilización parcial de civiles rusos ha sido tan desastrosa como cualquiera que haya observado el reclutamiento en Rusia durante décadas hubiera esperado: La gente “equivocada” se alistó, ya que los ricos huyeron y los pobres superaron a todos los demás.

Fusiles oxidados, autobuses llenos de reclutas borrachos, y todavía sin respuesta a la pregunta clave de cómo se abastecerá y equipará en el frente a estas decenas de miles de soldados sin formación y quizás sin voluntad, si Moscú no pudo equipar adecuadamente a su ejército regular en los últimos seis meses.

Y la crisis en la Rusia de Putin no ha tenido que esperar a que los recién movilizados vuelvan en ataúdes. El caos de la movilización ya tiene a los magnates de la propaganda del Kremlin, como Margarita Simonian, la jefa de la red controlada por el Estado RT, actuando como una tía agonizante en Twitter para los rusos cuyos padres, hijos o maridos han sido enviados incorrectamente al frente.

Argumentan que los funcionarios locales demasiado entusiastas son los culpables de los errores de reclutamiento, pero en el fondo, es la guerra, y su espantoso enjuiciamiento, lo que ha llevado a Rusia hasta aquí. El reconocimiento de la élite moscovita de la catástrofe de la movilización huele un poco a crítica del propio jefe, y eso es raro.

Ucrania reporta que hay signos de tortura y mutilaciones en los cuerpos exhumados de Izium

Todo esto deja a Putin mucho más débil que cuando acababa de perder la guerra. Para colmo de males, ahora se enfrenta a una disidencia interna tal vez sin precedentes. Su posición depende de la fuerza, y ahora carece de ella, casi por completo. Es poco probable que la movilización forzosa de hombres envejecidos y jóvenes poco dispuestos cambie el cálculo del campo de batalla, donde la moral ucraniana está por las nubes y su equipamiento mejora lentamente.

No hay que buscar el cambio en el círculo íntimo de Putin. Todos están cubiertos de la misma sangre de esta guerra, y detrás del lento ritmo de represión que ha convertido a Rusia en una autocracia distópica durante los últimos 22 años. Putin no tiene un sucesor evidente; no esperen que quien finalmente le sustituya dé marcha atrás y pida la paz y la recuperación económica. Cualquier sucesor puede intentar demostrar su temple con un ejercicio aún más temerario que la invasión original de Ucrania.

¿Y ahora qué?

Así que nos queda un Putin perdedor, que no puede permitirse perder. Sin mucha fuerza convencional, podría recurrir a otras herramientas para revertir esta desastrosa posición.

La aviación estratégica podría bombardear partes de Ucrania, aunque muchos de sus pueblos y ciudades parece que esto ya ha ocurrido. También podría recurrir a las armas químicas o biológicas, aunque éstas estarían demasiado cerca de su propia frontera para la cordura o la comodidad, y provocarían una intensa respuesta internacional.

Zelensky ve latente un posible ataque nuclear de Rusia 0:53

Y luego está la opción nuclear, algo que antes era tan impensable que parece una locura comprometerse a imprimirla. Pero eso también conlleva riesgos para Putin, más allá de las probables represalias militares de la OTAN. Un ejército que no puede hacer volar suficientes aviones o abastecer de combustible suficientes tanques tiene problemas. Podría preocuparse de no ser capaz de llevar a cabo un ataque nuclear táctico preciso, limitado y eficaz.

El propio Putin podría preocuparse de que su debilitado control del poder no pueda mantener una cadena de mando lo suficientemente sólida como para obedecer realmente la orden de lanzar un arma nuclear. Este podría ser incluso el momento en el que los mejores ángeles de la naturaleza rusa salgan a la luz. En los cinco años que viví allí, conocí a un pueblo brillante, cálido y chispeante, asolado en su mayoría por siglos de desgobierno.

Sin embargo, en los próximos días, será tentador desestimar las amplias reivindicaciones de soberanía y las protestas de Moscú como los últimos estertores de un imperio que se olvidó de mirar bajo el capó antes de conducir en una tormenta. Este es un momento de ganar o perder para Putin, y él no ve un futuro en el que pierda.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: cnn-spanish

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

ABC 17 News is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content