Skip to Content

Rusia necesita automóviles por eso va a reiniciar esta marca de la era soviética

Rocío Muñoz-Ledo

(CNN) — Después de que Renault anunciara esta semana su salida del mercado automotriz ruso en medio de la guerra del país con Ucrania, el alcalde de Moscú anunció que su fábrica se utilizará para reiniciar la extinta marca de automóviles Moskvich de la era soviética.

Poco conocido fuera de la antigua Unión Soviética y sus países satélites, Moskvich se fundó alrededor de 1930 y funcionó hasta 1991. Al igual que muchas marcas de automóviles de los países del bloque comunista, Moskvich enfrentó problemas de calidad. El Muskovich 408 de la década de 1960, que tenía un motor de 50 caballos de fuerza, incluso fue citado por funcionarios soviéticos debido a numerosos defectos, según el libro “Cars for Comrades” de Lewis Siegelbaum.

Moskvich Automobiles (David Turnley/Corbis/VCG via Getty Images)

El autor lo describe, simplemente, como un “coche terrible”.

A pesar de estos problemas persistentes, el gobierno soviético firmó un acuerdo con el fabricante de automóviles francés Renault para modernizar la fábrica y aumentar la producción a 200.000 automóviles para 1975, según el libro. La producción terminó cuando la Unión Soviética se disolvió y los fabricantes de automóviles occidentales, como Renault, se mudaron. Una parte de una antigua fábrica de Moskvich reabrió en 2005 como una empresa conjunta entre Renault y la ciudad de Moscú.

Renault también poseía una participación mayoritaria en Avtovaz, empresa matriz de la popular marca de automóviles rusa Lada. En su comunicado de esta semana, Renault dijo que la participación mayoritaria se vendió al gobierno de Rusia, mientras que su participación mayoritaria en la fábrica de Moscú, donde se fabricaban los vehículos Renault, se vendió a la ciudad de Moscú. Renault dejó abierta la posibilidad de un regreso al mercado ruso más adelante.

Venta de vehículos en Rusia cae el 63% en marzo 1:04

“El propietario extranjero ha decidido cerrar la fábrica de Renault en Moscú. Es su derecho, sin embargo, no podemos permitir que los varios miles de trabajadores fuertes se queden desempleados”, escribió el alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, en una publicación de blog, que fue traducida por CNN Business. “Por lo tanto, tomé la decisión de registrar la planta como un activo de la ciudad y reanudar la producción de automóviles de pasajeros bajo la histórica marca Moskvich”.

“En 2022, estamos pasando una nueva página en la historia de Moskvich”, agregó Sobyanin.

La empresa tratará de mantener trabajando a todos los empleados actuales de la planta, escribió el alcalde. La fábrica también intentará obtener la mayoría de las piezas de los automóviles de empresas rusas. La fábrica comenzará produciendo automóviles convencionales a gasolina pero, en algún momento, cambiará a la fabricación de automóviles eléctricos, según la publicación del blog de Sobyanin.

Sin embargo, Sobyanin no especificó qué modelos de vehículos se fabricarían con el nombre de Moskvich en la antigua fábrica de Renault en un futuro próximo.

McDonald’s se va de Rusia por completo debido a la guerra en Ucrania

Moskvich tiene sus raíces en lo que se consideran algunos de los primeros automóviles diseñados por la Unión Soviética de las décadas de 1920 y 1930. Después de la Segunda Guerra Mundial, la empresa comenzó a producir automóviles con el nombre de Moskvich, que significa “moscovita”, o nativo de Moscú.

Hoy en día, alrededor de 200.000 autos Moskvich todavía están registrados en Rusia, según la agencia de análisis Autostat.

En términos generales, los automóviles producidos en las economías controladas centralmente de la Unión Soviética y sus países satélites no eran conocidos por su calidad.

Algunos automóviles fabricados en países del bloque comunista, como el Trabant de Alemania Oriental, encontraron seguidores de culto en Occidente. El cuerpo del Trabant estaba hecho de un material llamado Duroplast que parecía plástico pero estaba hecho de una mezcla de pulpa de madera, fibra de algodón y resina.

Aún así, los cambios son posibles. Škoda, que se fabricó en la entonces Checoslovaquia controlada por los comunistas, fue absorbida por el Grupo Volkswagen después de la caída de la Unión Soviética. Ahora con sede en la República Checa, se ha convertido en una de las marcas más populares y rentables del Grupo VW.

Mark Thompson de CNN Business y Reuters contribuyeron a esta historia.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content