Skip to Content

ANÁLISIS | Mientras se produce la mortal masacre en una escuela de Texas, hay pocos indicios de que exista un terreno común en Washington

Juan Pablo Elverdin

(CNN) — La nación se enfrentó este martes a otro horror después de que un solitario atacante de 18 años entrara en una escuela primaria de Uvalde (Texas) con dos rifles de asalto y matara al menos a 19 niños y dos adultos, arrebatando la vida a estudiantes inocentes de la escuela primaria antes de ser abatido por las fuerzas del orden.

Fue un escalofriante recordatorio de lo poco que han avanzado los líderes de Estados Unidos para frenar la oleada de violencia con armas de fuego desde la masacre de 2012 de 20 niños y seis adultos en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown (Connecticut).

También fue el segundo tiroteo masivo en menos de dos semanas, después de que otro joven de 18 años que simpatizaba con teorías de supremacía blanca matara a 10 estadounidenses negros en Buffalo.

Al menos 19 menores y dos adultos muertos en un tiroteo en una escuela primaria de Texas

Los horrores de este martes provocaron los habituales llamamientos a la oración y a la justicia para las víctimas, por parte de los republicanos, mientras que los demócratas añadieron exigencias de acción legislativa sobre la seguridad de las armas. Pero no hubo señales de consenso sobre lo que se puede hacer para detener estos incidentes en una nación donde los esfuerzos para detener la violencia con armas de fuego se han topado la mayoría de las veces con un muro impenetrable de bloqueo partidista y el poder del lobby de las armas.

En un país en el que los tiroteos masivos son ahora un acontecimiento semanal, y a veces diario, las banderas de la Casa Blanca y de todo el país estaban bajadas a media asta cuando el presidente Joe Biden regresó a casa de un viaje a Asia para dirigirse a una nación afligida.

Era un papel que ha desempeñado demasiadas veces. Parecía agitado y, por momentos, enfadado cuando subió al estrado en la Sala Roosevelt acompañado por la primera dama Jill Biden, que iba vestida de negro. Biden era vicepresidente en el momento de la masacre de Sandy Hook y fue encargado por el expresidente Barack Obama de liderar un esfuerzo para encontrar un compromiso en la legislación para hacer frente a la violencia armada. Esos esfuerzos finalmente fracasaron, una frustración a la que se refirió este martes.

1 de 15 | Un hombre de 18 años abrió fuego el martes en una escuela primaria en Uvalde, Texas, matando al menos a 19 estudiantes y dos adultos, dijeron las autoridades. En la imagen, Kladys Castellón reza durante una vigilia que se realizó en Uvalde la noche del martes. Billy Calzada/AP | MIRA LA GALERÍA ➡️ 2 de 15 | La gente reza el martes por la noche en la Iglesia del Sagrado Corazón en Uvalde. William Luther/AP 3 de 15 | La gente se consuela afuera del Centro Cívico en Uvalde. Dario Lopez-Mills/AP 4 de 15 | Personal policial corre cerca del lugar del tiroteo. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU., que es la agencia policial más grande en el área, ayudó con la respuesta al incidente. Marco Bello/Reuters 5 de 15 | Un policía estatal de Texas camina afuera de la Escuela Primaria Robb, donde ocurrió el tiroteo. Eric Thayer/Bloomberg/Getty Images 6 de 15 | Una mujer reacciona afuera del Centro Cívico de Uvalde. Marco Bello/Reuters 7 de 15 | Una menor sube a un autobús escolar el martes bajo la vigilancia de la policía. La Escuela Secundaria Robb tuvo 535 estudiantes en el año escolar 2020-21, según datos estatales. Alrededor del 90% de los estudiantes son hispanos y alrededor del 81% tienen desventajas económicas, según muestran los datos. El jueves iba a ser el último día de clases antes de las vacaciones de verano. Marco Bello/Reuters 8 de 15 | La gente reacciona afuera del Centro Cívico. Con este, suman al menos 30 tiroteos en escuelas de educación primaria y secundaria en 2022. Marco Bello/Reuters 9 de 15 | Agentes de policía y otros socorristas se reúnen afuera de la escuela luego del tiroteo del martes. Darío López-Mills/AP 10 de 15 | Una mujer llora y abraza a una menor mientras habla por teléfono afuera del Centro Cívico de Uvalde. Allison Dinner/AFP/Getty Images 11 de 15 | Una mujer llora al salir del Centro Cívico. William Luther/San Antonio Express-News/Zuma 12 de 15 | Agentes del orden se paran afuera de la escuela después del tiroteo. El FBI y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos han estado ayudando a la policía local con la investigación. Dario Lopez-Mills/AP 13 de 15 | La gente se sienta en la acera afuera de la escuela mientras la policía estatal vigila el área. Allison Dinner/AFP/Getty Images 14 de 15 | La policía camina cerca de la escuela después del tiroteo. Dario Lopez-Mills/AP 15 de 15 | Una mujer y un menor salen del Centro Cívico de Uvalde el martes. William Luther/San Antonio Express-News/Zuma

end div.modal

“Esperaba que cuando llegara a la presidencia no tuviera que hacer esto de nuevo. Otra masacre”, dijo el presidente. “Hermosos, inocentes, niños de segundo, tercer y cuarto grado. Y cuántas decenas de niños pequeños que presenciaron lo sucedido… ven morir a sus amigos como si estuvieran en un campo de batalla, por el amor de Dios. Vivirán con ello el resto de sus vidas”.

“Perder a un hijo es como si te arrancaran un trozo de tu alma”, dijo Biden, tocando brevemente la muerte en 2015 de su propio hijo Beau a la edad de 46 años a causa del cáncer, y años antes, su hija Naomi de 13 meses, que murió en 1972 en un accidente de coche que también se llevó la vida de su primera esposa Neilia.

“Como nación tenemos que preguntarnos cuándo, en nombre de Dios, vamos a plantar cara al lobby de las armas”, dijo. “Tenemos que actuar y no me digan que no podemos impactarnos por esta carnicería”.

A primera hora de la tarde, el senador demócrata Chris Murphy, de Connecticut, pronunció el discurso más mordaz del día desde el hemiciclo del Senado al desafiar a sus colegas a romper el estancamiento legislativo.

¿Qué estamos haciendo?: las reacciones a la masacre en Uvalde, Texas, en el que murieron 21 personas

“Apenas unos días después de que un tirador entrara en una tienda de comestibles para matar a tiros a los clientes afroamericanos, tenemos otro Sandy Hook entre manos. ¿Qué estamos haciendo?” preguntó Murphy a sus colegas.

“Nuestros niños viven con miedo cada vez que ponen un pie en el aula porque piensan que van a ser los siguientes. ¿Qué estamos haciendo? ¿Por qué pasas todo este tiempo presentándote al Senado de Estados Unidos? ¿Por qué pasas por todas las molestias de conseguir este trabajo, de ponerte en una posición de autoridad, si tu respuesta es que mientras la matanza aumenta, mientras nuestros niños corren por sus vidas, no hacemos nada?”, advirtió.

Las escenas de Uvalde, una pequeña y unida comunidad de unos 16.000 habitantes situada a unos 130 kilómetros al oeste de San Antonio, fueron conmovedoras y demasiado familiares. Las imágenes de los teléfonos móviles captaron a los residentes locales corriendo hacia el edificio de la escuela con incredulidad cuando se difundió la noticia del tiroteo.

Luego, las angustiosas horas de la tarde, cuando los padres fueron dirigidos a reunirse con sus hijos en un centro cívico local, preparándose para las noticias sobre qué estudiantes habían sobrevivido y cuáles no volverían a casa. Al menos 20 víctimas heridas estaban siendo tratadas en los hospitales locales. Y había más preguntas que respuestas sobre el sospechoso, identificado como Salvador Ramos, un estudiante del instituto de Uvalde.

Uno de esos padres que buscaba a su hija de 10 años en las caóticas horas posteriores al tiroteo era Jessie Rodríguez, que habló con KHOU, filial de CNN. “Después del tiroteo, no saben dónde está ella. No sabemos la lista de quiénes han escapado y no nos dejan entrar en el hospital ahora mismo. Así que no sabemos a dónde ir”, dijo.

Las autoridades buscan pistas sobre los motivos del atacante de Texas

A última hora de la tarde de este martes, las fuerzas del orden seguían tratando de reconstruir las pistas sobre cómo se desarrolló el tiroteo y qué llevó al atacante a abrir fuego contra niños y adultos inocentes en la escuela primaria Robb. El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que el sospechoso llegó solo a la escuela alrededor del mediodía, abandonó su vehículo y entró.

El sargento Erick Estrada, del Departamento de Seguridad Pública de Texas, describió más tarde la caótica serie de acontecimientos que se desarrollaron antes del tiroteo, durante una entrevista en “AC 360” que conduce Anderson Cooper por CNN.

Antes de emprender su alboroto, Ramos disparó a su abuela en su residencia, dijo Estrada. Ella se encuentra en estado crítico, dijo. El pistolero luego se encontró con los oficiales después de estrellar su coche en una zanja cerca de Robb Elementary, saliendo con un rifle y una mochila mientras llevaba un chaleco antibalas. No está claro por qué se produjo el accidente de coche o si la escuela era su objetivo.

Tras el accidente, pudo entrar por la puerta sur de la escuela de Texas. A medida que se desarrollaba el tiroteo, entró en varias aulas diferentes, dijo Estrada, pero no estaba claro cuánto tiempo duró ese terror antes de que los agentes lo abatieran.

Según Abbott, dos de los agentes que respondieron al tiroteo fueron alcanzados por las balas, pero no resultaron heridos de gravedad. Un agente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EE.UU., que fue uno de los primeros en llegar al lugar de los hechos en una localidad que no está lejos de la frontera entre EE.UU. y México, recibió un disparo en la cabeza, pero la bala no penetró, según un funcionario.

Una veintena de agentes de la CBP acudieron al lugar de los hechos para prestar ayuda, algunos de los cuales acabaron ayudando a trasladar a los estudiantes de forma segura a sus familias y ofreciéndoles asistencia médica, según las autoridades.

Cuántos tiroteos masivos ha habido en Estados Unidos en 2022

Los investigadores también estaban examinando las cuentas de las redes sociales, incluida una cuenta de Instagram vinculada al sospechoso que tres días antes del incidente había publicado una historia que incluía imágenes de dos rifles de estilo AR15.

Un antiguo compañero de clase del sospechoso dijo a Curt Devine y Jeff Winter, de CNN, que Ramos “sufría mucho acoso y burlas” y que a veces se burlaban de él por la ropa que llevaba y por la situación económica de su familia. El excompañero de clase, que no quiso ser identificado, dijo que Ramos “abandonó lentamente” y finalmente “apenas vino a la escuela”.

El senador estatal demócrata Roland Gutiérrez dijo a Erin Burnett de CNN en una entrevista este martes por la noche que el atacante había adquirido las dos armas de asalto cuando cumplió 18 años, según una información que le dieron los Rangers de Texas.

“Cuando cumplió 18 años, compró esos dos rifles de asalto”, dijo Gutiérrez. “Es lo primero que hizo al cumplir los 18 años”.

Tristeza y bloqueo en el Congreso

Los demócratas del Senado tomaron inmediatamente medidas para tratar de colocar en el calendario legislativo un proyecto de ley de verificación de antecedentes aprobado por la Cámara de Representantes de EE.UU., conocido como Ley de Verificación de Antecedentes Mejorada de 2021. Pero no había ningún indicio de que la legislación obtuviera los 10 votos republicanos necesarios para su aprobación.

El senador demócrata Richard Blumenthal, de Connecticut, dijo que el proyecto de ley debe ser votado en el pleno, incluso si es probable que fracase.

“Creo que debemos hacer que todos los miembros del Congreso rindan cuentas y voten para que el público sepa cuál es la posición de cada uno de nosotros”, dijo.

Tiroteo en Texas revive el debate sobre el control de armas 2:00

El discurso de Biden —que no esbozó ningún plan de acción claro sobre la legislación de armas— reflejó la realidad política a la que se enfrenta. Con la inacción como resultado más probable, optó por centrarse en la angustia de las familias de Texas.

Biden desempeñó un papel en la aprobación de la prohibición de las armas de asalto de 1994, que expiró en 2004 después de que los legisladores no la renovaran. Su administración ha tomado algunas medidas ejecutivas, como las recientes políticas para acabar con las “armas fantasma”, pero están muy lejos de las medidas radicales que tanto él como muchos demócratas del Congreso desearían ver.

En parte, se ven obstaculizados por las reglas del filibusterismo en el Senado de EE.UU., que exigen 60 votos para avanzar en una legislación importante. El senador demócrata de Virginia Occidental, Joe Manchin, dijo que haría “todo lo posible” para sacar adelante lo que llamó una legislación sobre armas de “sentido común”, pero indicó este martes que todavía no está dispuesto a eliminar el filibusterismo para conseguir que la legislación sobre armas se apruebe en el Senado.

El representante Mike Quigley, demócrata de Illinois, ofreció una sombría evaluación de cómo se desarrollarán las próximas semanas en un patrón familiar tras la masacre de Texas.

“En un par de semanas… volveremos al pleno de la Cámara. Tendremos un momento de silencio, y hablaremos de pensamientos y oraciones”, dijo a Jake Tapper de CNN en “The Lead”.

“La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, ha aprobado una ley de control de armas, pero no llegará a ninguna parte en el Senado ni con mis colegas del otro lado del pasillo. Y usted y yo volveremos a hablar de esto, en algún momento de la próxima semana, dos semanas, meses o años”, cerró.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content